Causas del desgarro en la retina

causas-del-desgarro-en-la-retina

Las enfermedades de la retina son varias, pero en la mayoría de los casos causan problemas visuales que pueden afectar a cualquier parte de la retina, un tejido fino en el interior de la pared del ojo.

Está compuesta por millones de células sensibles a la luz, los bastones, conos y otras encargadas de recibir y organizar la información que entra por el nervio óptico la cual posteriormente es enviada al cerebro haciendo posible la visión.

Hay muchos tratamientos para las enfermedades de la retina y el objetivo es detener la enfermedad y preservar el tejido, con lo que se mejora la visión.

Algunos de estos problemas pueden causar pérdida grave de visión o ceguera absoluta, uno de los trastornos más comunes es el desgarro de retina.

Esto pasa cuando hay un estiramiento en el tejido delgado que cubre el ojo en su parte posterior (la retina). Tras el estiramiento, el vítreo (gel transparente inodoro del centro ocular) se reduce, generando suficiente tracción para romper el tejido.

En algunos casos el paciente puede presentar síntomas, como luces parpadeantes y cuerpos flotantes.

desgarro-en-la-retina

El desgarro en la retina y los agujeros retinianos son causados por la interacción producida entre la retina y el cuerpo vítreo. 

Generalmente el vítreo es estable pero con el paso de los años la tendencia de este gel es deshidratante y por consecuencia ocupa menos espacio.

Debido a que emplea varios puntos de unión con la retina, los pacientes que presentan cuerpos vítreos degradados corren el riesgo de padecer y desarrollar tracciones sobre la retina lo que puede provocar agujeros o desgarro en la retina.

El problema es que estos desgarros dejan pasar el líquido a través de ellos, causando desprendimiento de retina.

Las personas con desgarros retinianos pueden haber presentado miodesopsias (percepción de cuerpos flotantes a modo de mosca) o moscas volantes y también fotopsias (recibir un rayo luminoso).

Muchos desgarros son detectados con exámenes a fondo ya que podrían ser asintomáticos.

En estos casos el oftalmólogo coloca gotas en el ojo para dilatar (ensanchar) la pupila, observando a través de un lente especializado para ver si hay cambios en el interior del ojo.

Es importante acudir al médico para hacer un diagnóstico preciso.

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Artículos relacionados